Lula da Silva: «No hay seguridad climática sin una Amazonía protegida”

0 3

Este miércoles Luiz Inácio Lula da Silva efectuó su primera aparición y discurso internacional tras ser electo presidente de Brasil, el escenario fue la COP27 (Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) que se realiza en Sharm el Sheij, Egipto, donde expuso que «no hay seguridad climática sin una Amazonía protegida” y que planteará al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, realizar la reunión climática anual precisamente  “en la Amazonía”.

Lula, quien ejercerá la presidencia de su país por tercera ocasión, el 30 de octubre derrotó en la segunda vuelta de las elecciones al derechista Jair Bolsonaro, un negacionista climático, quien tendrá que entregar el mando el próximo 1 de enero.

Muy aplaudido antes, durante y luego de su intervención, con su discurso Lula dejó en evidencia que su país estará de vuelta a la primera línea de la lucha ambiental, para defender la salud del planeta, reseñó el portal actualidad.rt.com.

Insistió en que el combate a la crisis del clima “tendrá el perfil más alto en la estructura” de su próximo gobierno y que esa lucha se extenderá más allá de las fronteras de su país.

«No hay dos Brasil, ni dos planetas Tierra. Necesitamos más empatía y más confianza entre los pueblos. Superar e ir más allá de los intereses nacionales inmediatos, para poder tejer colectivamente un nuevo orden internacional que refleje las necesidades del presente y del futuro», afirmó.

Recordó que «Brasil ya mostró al mundo el camino para vencer la deforestación y el calentamiento global. Entre 2004 y 2012, redujimos la tasa de deforestación en la Amazonía en un 83 %, mientras que el PIB agrícola creció en un 75 %».

Será una tarea dura para el mandatario luego de las políticas del ultraderechista Bolsonaro, cuyo gobierno registró niveles récord de deforestación e incendios en la Amazonía y otros biomas brasileños.

«No ahorraremos esfuerzos para llevar a cero la deforestación y la degradación de nuestros biomas hasta 2030», prometió.

La minería ha causado mucho daño a la Amazonía.

También expuso que creará un Ministerio de Pueblos Indígenas para que «los pueblos ancestrales propongan políticas públicas» en su gobierno, aunque no nombró quién estará al frente, como se esperaba.

«Los pueblos originarios y aquellos que residen en la región amazónica deben ser los protagonistas de su preservación», señaló.

«Vamos a fortalecer los órganos de control y los sistemas de vigilancia, que han sido desmantelados en los últimos cuatro años (los del gobierno de Bolsonaro). Vamos a sancionar con todo rigor a los responsables de cualquier actividad ilícita, ya sea de prospección, minería, tala de madera o invasión de tierras», expuso.

«Tenemos 30 millones de hectáreas de tierra degradada. Tenemos el conocimiento tecnológico para hacerlas cultivables. No necesitamos deforestar ni un metro de selva más para seguir siendo uno de los mayores productores de alimentos del mundo», señalando que la lucha a favor del clima pasa por combatir el hambre y la pobreza.

«Nadie está a salvo» del cambio climático, aseguró, señalando que los países más desarrollados incumplieron sus promesas realizadas en la COP15 de Copenhague (Dinamarca), de adjudicar recursos financieros a los países en desarrollo para superar los estragos causados por el cambio climático.

«No sé cuántos representantes de los países ricos están aquí, pero quiero decir que mi regreso también es para exigir lo que se prometió en la COP15. Es triste, pero ese compromiso no se cumplió ni se cumple», enfatizó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.