Solo 10 % del transporte público está operativo en la Gran Valencia

0 18

Solo el 10 % de las unidades que prestan el servicio en la Gran Valencia, que comprende los municipios Valencia, San Diego, Libertador, Los Guayos y Naguanagua, se encuentra en funcionamiento, informó Adolfo Alfonso, presidente del Sindicato Único del Transporte de Carabobo, quien manifestó preocupación ante ese panorama que se traduce en la imposibilidad de cubrir la demanda de los usuarios.

A diario una gran cantidad de personas que como Marina habitan en el sur de Valencia deben usar hasta cuatro autobuses o caminar varios kilómetros para llegar a sus empleos. Es una realidad que se replica en otros municipios de la entidad.

“Normalmente me levanto a las cinco de la mañana y debo caminar hasta Plaza de Toros.  Ahí espero aproximadamente una hora a que llegue la camioneta, que por lo general está repleta. Pero me monto como puedo”, detalló la trabajadora doméstica. “Hay días en los que se tardan hasta dos horas más de lo normal, porque dicen que están haciendo cola para echar combustible”.

Sin distanciamiento

La demanda supera, por mucho, la cantidad de unidades disponibles. Es por eso que tanto transportistas como usuarios deciden arriesgarse y ocupar las camionetas al máximo de su capacidad, sin tomar en cuenta el distanciamiento para evitar la propagación del coronavirus. Además, para los que no lograron sentarse el peligro se incrementa, ya que van de pie y muchas veces guindados de las puerta.

Marina agregó que en ocasiones, para no llegar tarde a su trabajo, se ve obligada a usar los denominados “carritos por puesto” o algún mototaxi, cuyos precios están dolarizados. Mientras que el transporte público, según Gaceta Oficial, todavía mantiene una tarifa plana de 100 mil bolívares.

El origen del problema

Adolfo Alfonso explicó que el déficit de unidades se debe a una paralización técnica del sector por fallas con el suministro de combustible y otros factores como la crisis económica, que impide a los prestadores del servicio dotar las unidades de los insumos necesarios y reponer las piezas dañadas.

Los autobuses pasan más de cinco horas en colas a las afueras de las estaciones de servicio para poder surtir de combustible, sostuvo el representante sindical. Ese tiempo perdido inevitablemente se refleja en las principales paradas, que lucen cada día más abarrotadas durante las horas pico, sin importar si es semana de flexibilización o cuarentena.

A su juicio, el precio del pasaje también representa un problema. Para los transportistas los 100 mil bolívares establecidos en el último aumento autorizado por el gobierno representan una cantidad insuficiente e irrisoria, tomando en cuenta lo que cuestan los consumibles, repuestos, productos y servicios básicos.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.